Se hace Tarde y Anochece, de Cardenal Robert Sarah

4 Ene, 2020

El cardenal Robert Sarah ha vertido ya su pensamiento en dos conocidas obras con ocho reediciones en castellano hasta ahora: en 2015 apareció Dios o nada. Entrevista sobre la fe, y en 2017 La fuerza del silencio. Frente a la dictadura del ruido, ambas con títulos sugerentes y subtítulos que ciñen el tema. En 2019 se edita la tercera obra de esta serie, Se hace tarde y anochece, que aborda la quiebra de la cultura occidental.

Como en los anteriores, explica Sarah que lo hace “con la ayuda del escritor y ensayista Nicolas Diat (…), que desde la redacción de Dios o nada ha sido de una fidelidad impecable”. A través de una larga entrevista en la que se une la fuerza del pensamiento de Sarah y el estilo llano, ágil y expresivo de Diat, el resultado es un ensayo de amena lectura que plantea grandes interrogantes y muestra los muros que se tambalean en el mundo contemporáneo.

Se hace tarde y anochece es un libro valiente, con una primera parte dedicada a la decadencia espiritual de nuestra sociedad. Tras la crisis espiritual, aborda la crisis del sacerdocio, un tema sumamente doloroso para el cardenal, que clama por una necesaria vuelta a la imitación de Jesucristo y a la oración. Después, la crisis de la Iglesia, cuyas dolencias conoce bien por llevar muchos años trabajando en el Vaticano.

La segunda parte del libro es un claro y descarnado retrato del hombre que Sarah llama degradado, con agudas reflexiones sobre el odio al hombre y el odio a la vida. La tercera parte se centra en la crisis de Europa; en ella explica que “en la raíz de la quiebra de Occidente hay una crisis cultural e identitaria. Occidente ya no sabe quién es, porque ya no sabe ni quiere saber qué lo ha configurado, qué lo ha constituido tal y como ha sido y tal y como es. Hoy muchos países ignoran su historia”.

La descripción del declive de la cultura, el pensamiento, la espiritualidad y las duras dificultades que atraviesa la propia Iglesia -que Sarah explica sin tapujos- no lleva al pesimismo. Al exponer los problemas, apunta soluciones, como la necesaria vuelta a la espiritualidad y contar con la ayuda de Dios. En esta línea se inscribe la última parte del libro: Recuperar la esperanza.

Contenidos Relacionados

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This